Si Donatello levantara la cabeza…

Uffizi_Donatello

 

Hace ya mucho, mucho tiempo… Un chico  joven que estudiaba “Historia del Arte”, un día cualquiera, se sentó en su pupitre como siempre al final de la clase, abrió su libro y esperó a que pasase una mañana mas. Llegaron los días en que tocó hablar del “Renacimiento” de finales del siglo XIV y todo el siglo XV. Una época de esplendor que sucedió en Europa, allá por aquellos tiempos en que se salía de los tenebrosos años de la alta Edad Media. Años que fueron de hambre, ignorancia, epidemias y guerras. Tiempos en los que occidente, por fin, salía del oscurantismo y daba la bienvenida al conocimiento latino y griego, al arte y la ciencia…

“Donato di Niccolo di Betto Bardi”, mas conocido por el nombre de Donatello, (Florencia, 1386-1466) fue uno de los primeros artistas que originaron aquella fascinante corriente cultural. Cuando este chico imberbe tuvo acceso a algunas de sus obras, hubo una especialmente, que le llamó la atención. Simplemente esta obra, le pareció sublime. Se llamaba el “San Jorge” de Donatello. Y había sido esculpido por encargo de un gremio de coraceros, para la iglesia de San Michele de Florencia. De esta obra, Vasari decía… “en su cabeza se reconoce la belleza de la juventud, el ánimo y el valor con las armas, una vivacidad de gallardía terrible y un maravilloso gesto de movimiento dentro de la piedra”. Pero para este chico, esta pieza le decía mas. Encarnaba el gesto, el ideal que él en ese momento consideró el oportuno, el correcto, el camino que deberían de recorrer todos los hombres en el devenir de sus días. En palabras de su profesora, era la representación del “hombre del renacimiento”. Un hombre educado en el arte y en el conocimiento de las matemáticas, el latín, la literatura, la música, la ingeniería y la medicina, y todo ello sin renunciar al rigor de las armas, la práctica de la esgrima o la equitación.

Pasó el tiempo y un día ese chico, ya mas crecido, pudo admirarlo toda una mañana, allá en Florencia. Y aquel círculo fue cerrado.

Jamás habló de su admiración a nadie y menos aún, sobre su determinación de poder encarnar algún día él mismo, semejante ideal. No hizo falta. En mas de una ocasión, la envidia o el rencor de algunas personas, le tildaron, de manera despectiva, como un “repelente hombre del renacimiento”. Simplemente por compaginar el conocimiento que da el silencioso estudio de las mas variadas disciplinas, con las mas arriesgadas actividades físicas y deportivas…

Ha pasado el tiempo y, mirando a mi alrededor, a veces me pregunto que fue de ese hombre en nuestros días. Observo como todo se ha diluido y simplificado hasta tal punto de escuchar expresiones en la calle o actitudes que reflejan dos categorías en la sociedad, completamente distintas y aparentemente enfrentadas.

Están, por una parte, los “frikis” que representan el amor por el intelecto, el conocimiento o simplemente, la imaginación. Aparentemente débiles de actitudes atléticas, suplidas  por su capacidad intelectual. Y por otra, los “Ironmen” que se colocan justo al otro lado de la línea. Personas de cuerpos esculpidos a base de horas de gimnasio y consumo de proteínas. Fuertes de un carácter que le imprime el creerse poderosos en los deportes, e ignorantes al mismo tiempo de todo aquello que esté mas allá de la pantalla de televisión…

Y así, como seres gregarios que somos, se agrupan por estas afinidades y desprecian a los miembros de aquellas que le son ajenas.

Yo miro y remiro, y me pregunto qué fue de ese hombre, ¿donde quedó?¿como hemos podido llegar a esto? Si Donatello levantara la cabeza… Al menos, quizá estas letras levanten las miradas de algunos ojos que hagan cuestionarse cual es su actitud… o cual es la mía. Créeme, todo valdría si sirviese para romper las cadenas del escepticismo que da el imponernos unos límites que pueden llegar, equivocadamente, a encorsetarnos en una estrecha y miope actitud en el desarrollo de nuestro limitado tiempo de vida …

Ser ambiciosos y no renunciar a nada sin ni siquiera haberlo intentado. Casi nunca se puede prever el final. Deja de ser el espectador y actúa YA. Puede que te sorprendan tus resultados!!

Entre semejantes paisajes baila aún hoy este chico, divertido al ver como algunos cuando hablan “caen bellotas” o como otros se sienten incapaces de realizar cualquier esfuerzo físico. Pero no penséis, ni tan solo por un instante, que alguna vez se halla burlado de ninguno de ellos. Jamás.

Él calla, comparte y sonríe…

Peter.

 

20511862413_3c15ac2571_z

Óleo y Aguarrás…

desi-civera-1302

 

Ayer, gracias a  que conseguí el tiempo suficiente, pude por fin visitar el estudio del pintor, fotógrafo y sobre todo, amigo de los buenos, Paco Pastor, y pasamos la tarde al agradable calor de un exquisito té verde a la menta, como solo él sabe preparar, que por algo se crió en el sur de Marruecos… Aparte de darnos el gusto y las risas de hablarnos en otro idioma que ambos conocemos, nos dimos un placentero paseo por la belleza que encierra “el arte” en gran parte de sus manifestaciones… No arreglamos el mundo, solo intentamos disfrutarlo un poco.

Además de comentar el resultado de su última exposición y presentarme sus nuevos proyectos, los cuales ya os contaré en otro post, nuestra conversación se centró en el sutil placer que tenemos algunas personas frente a la contemplación de la belleza artística y como a partir de un autor que a priori parte de su propio camino en la interpretación de la realidad y en su modo personal de expresarla, puede llegar a crear tendencia. Y también, como a partir de ésta, a menudo se puede llegar a perder la franqueza de la frescura inicial. En el fondo, los verdaderos artistas van a contracorriente, expresan su interpretación de la realidad tal y como la sienten, y después, surgen los seguidores de esa misma estela…

Al final llegamos a coincidir en una misma observación de como ese impulso vital nos suele acompañar también en el acontecer de nuestro día a día… De forma para mí muy acertada, Paco me confesó su idea del arte (y esto era aplicable independientemente del medio a través del cual se crease…), como la “expresión mas aproximada de sentimientos y sensaciones” a menudo inaprensibles de otra manera por el autor que los refleja. Y que solo a través de la “emotiva observación de la realidad” tanto propia como ajena a nosotros, pero que ronda a nuestro alrededor, puede surgir la “chispa creativa” que la redefina desde una óptica absolutamente personal. Si ampliábamos un poco mas este contexto llevándolo a nuestra vida cotidiana, tenía la absoluta convicción de que, al igual que hay personas que entre sus prioridades no consta el “arte” como una de sus inquietudes primarias, de manera similar, éstas limitan su capacidad de posicionar sus sentimientos o los de los demás, en un lugar relevante… Las prisas y retos diarios no les permiten desarrollar su natural capacidad de apreciación. Lo cual me recordó fugazmente a Voltaire cuando escribió que  “La apreciación es una cosa maravillosa, porque hace que la excelencia de otros nos pertenezca”…Y yo, como es natural, no podía estar mas de acuerdo con ambos.

Fueron unas horas que se nos hicieron minutos y como frecuentemente me pasa, no me acordé de hacer ni una sola foto. Reconozco que a veces, la intensidad del momento no me merece ser interrumpida. Por lo que he tomado prestadas las fotos del estudio madrileño de Desi Civera, otra pintora a la que sigo, y que a mi juicio, hace un trabajo admirable (podéis comprobarlo en su página web…). De todas maneras hemos quedado emplazados para una próxima cita que dará cuerpo a la segunda parte de este artículo, en la que os hablaré de sus proyectos. Entonces podréis conocer mas a fondo su material y el lugar donde los gesta…

desi-civera-1745

Por otra parte, he de reconocer que cuando estoy en un marco como el del estudio de Paco, me siento como si hubiese vuelto a la casa donde crecí. Ese característico olor a óleo y aguarrás (si, los pintores de verdad, nunca le llaman “trementina”…) me trasporta inevitablemente a esos años en los que crecí entre botes de pintura, pinceles, caballetes y cuadros, montones de cuadros, de todos los tamaños imaginables… y a veces, de una manera inconsciente, hasta espero cruzarme de un momento a otro, con ese hombre ensimismado sobre un lienzo, y cuya ropa gastada y multicolor parecía una mas de sus pinturas. Con sus manos manchadas y cargadas de varios pinceles a la vez, junto con su paleta favorita, al mismo tiempo que sostenía otros con la boca o la oreja, mientras sonaban en su radiocasete los grandes del flamenco… Este pintor era mi padre, y fueron muchas las horas que pasé con él en su estudio, ayudándole en la fabricación de sus lienzos o marcos, colocando y recolocando mil veces las montañas de cuadros, o simplemente, mirando su trabajo mientras charlábamos. Jamás olvidaré las veces que me dijo “Peter, pintar es mirar a la vida de otra manera que va mas allá de como la ven nuestros ojos. En un cuadro, el tiempo y el espacio son absolutamente relativos. Al mirarlo en un instante, estás viendo uno, dos o mas meses de trabajo. En un paisaje por ejemplo, ¿piensas que las nubes han estado siempre así? En realidad están tal y como yo las he sentido durante todas estas semanas…”

A menudo pienso que él, al igual que con “sus nubes”, debió de dejar también en mi parte de su “impronta”, que a modo de “brochazos”, a veces me surcan y determinan, formando parte imborrable del “equipaje” que me acompaña en este devenir de mi vida. Y estoy convencido de que, en gran medida, es a él a quién le debo mi sutil manera de ver e interpretar la realidad que me rodea. Mi imperceptible pero inevitable capacidad de apreciar la belleza que a menudo puede pasar por nuestras narices, casi sin darnos cuenta…

Como estoy seguro de que puedo afirmar, sin miedo a equivocarme, que contáis con cantidades salvajemente colosales de semejante capacidad creativa, mi único consejo hoy es que ni se os ocurra despreciarla. Caminad con ella, firmes y atentos en vuestra senda. Yo al menos esta semana, la voy a tener “por las nubes”…

Peter.

desi-civera-1300

Retrospectiva Doisneau

 

copia

 

 

Esta semana pasada al fin encontré el hueco necesario para acercarme a visitar este montaje que se ha presentado en el Centro Cívico de Málaga del 10 de octubre al 7 de enero del año que se nos avecina. Y la verdad es que le tenía gana. Comisariado por Ann Morine (agencia Dichroma Photography) y con la intervención de la misma hija del artista, Annette Doisneau, era una oportunidad a la no es frecuente poder tener acceso directo.

100_4422

Robert Doisneau, llamado a menudo, “fotógrafo humanista”, ya que intentó reflejar la posguerra francesa (en la participó como partisano) evitando en todo momento cualquier imagen derrotista, dramática o miserable. Siempre reconoció que “mi foto es la del mundo tal y como deseo que sea”… , y eso me gusta.  A pesar de que se aprecian las carencias, en las ropas de los personajes, en los mobiliarios o en los bares y mercados desabastecidos, las imágenes se centran tanto en esos mensajes universales e intemporales, esos capaces de ser entendidos y reconocidos por cualquier mente  receptiva, que los detalles periféricos pasan prácticamente desapercibidos…

100_4417

Como su icono más célebremente conocido el beso de “Los amantes del Hotel de Ville” (1950) frente al ayuntamiento de París. De una belleza singular, a pesar de su reconocida falta de espontaneidad, ya que como se supo tiempo después, la pareja de dicha imagen eran dos estudiantes de la Escuela de Arte Dramático de París que Robert conoció en una cafetería, y cuyo “apasionado noviazgo” finalizó a los tres meses de realizada la fotografía…

article-2129634-0038BFA400000258-59_964x868

Ironías de la vida aparte, Doisneau forma parte para mí, de ese escaso grupo de fotógrafos que por su natural curiosidad e inconformismo (entre ellos, mis admirados amigos, Francisco Pastor, el cual se encuentra justamente por estos días en París…, y Uri Schoham, ambos geniales),  fueron pioneros en abrir los caminos al desarrollo de una percepción excepcional  en este difícil arte de la fotografía…

l_6a766f1e678.jpg-w600h465

Yo al menos, si está a vuestro alcance, os la recomiendo.

Peter.

 

P.D.: Y para aquellos que no puedan, un enlace con una muestra representativa de su trabajo…  http://blog.causticamagazine.com/?p=2773