Isabella y el jardín de las moras…

jardin secreto

 

“… No soy la Vida, ni pretendo enseñar algo que ni yo mismo sé. Solo soy una sombra mas, que transita lo mejor que puede por ella. Pero por si de algo sirviese, si yo fuese aquella que te pasea de la mano por el transcurrir de los días, si yo fuese la mismísima Vida que te contempla, te diría…

Que confíes en mi. Si, absolutamente y con rotundidad, porque nunca te voy a traicionar. Que aunque las cosas no te salgan como esperabas, no creas que soy inmune a tu sufrimiento. Pero debes comprender que éstas, solo te pueden decepcionar si pretendes mantenerme bajo un control que no te corresponde. Podría decirte que confíes en mí, porque no sabes lo que te espera, pero yo si. Me gustaría enseñarte que cuando el viento te sople, porque lo hará, siempre te será mejor ser un humilde junco para cimbrearte y dejarte mecer por él, en vez de un orgulloso y recio roble para que en el acto,  te partas en dos.

Por otro lado, si realmente me conocieras como crees, sabrías que jamás te haría algo que no quisiera para mí, ni a ti ni a nadie, pero hay acontecimientos que no están a mi alcance. Porque los humanos, frecuentemente, confunden cortesía con coquetería y eso solo hace rizar mas aún el rizo… Entiende, que de la misma forma que los vientos no afectan por igual a todas las plantas del jardín, mis mimos contigo, no deberían impedir que sea cortés con el resto de sus flores. Pero no os culpo por ello, simplemente no me conocéis del todo, todavía… Forma parte de vuestra libertad interpretar lo que os sucede.

Te diría que no te dejes abrumar por la incertidumbre de la duda, porque aunque es una de mis compañeras de viaje, a sus espaldas te susurro que no la escuches tanto como para confundir tus pasos. ¿No me oyes ahora? Tienes tu mapa, oculto en tu corazón. Solo tienes que seguirlo. ¿Quieres mas pistas? Yo solo te lo estoy diciendo a ti, a nadie mas. Ven. Si dieses el verdadero valor a palabras como verdad, honestidad, confianza, lealtad, complicidad y amor… lo entenderías.

¿Quieres mas?… Porque me gustaría enseñarte el significado de la palabra “compartir”. No se por qué a la mayoría de los humanos les gusta que le compartas sus penas, pero odian que lo hagas con tus alegrías. A menudo lo toman como una manera estúpida de humillación a su vanidad o simplemente envidia. Les gusta hacer de “salvadores”, pero son incapaces de disfrutar de los éxitos ajenos. Creo que hay excepciones cuando lo llaman “empatía”. Yo, lo siento, pero no entiendo de eso, porque a mi eso del “ego”, me la “plimpa”. Solo se que a mi, personalmente,  tus penas me entristecen, tanto como tus alegrías me alegran…

Y aún mas, querría que los dioses me  dejaran mostrarte la “amistad”, la de verdad, no la interesada. Y explicarte que ahí también hay amor, pero un amor diferente. No menos importante, vital y necesario. Pero los humanos lo queréis todo, todo para vosotros, y os cuesta un mundo diferenciar el afecto por los demás con el amor exclusivo y sin límites.

Por eso, quisiera que pudieras confiar en mi, en mi palabra y mis acciones cuando te digo que no te voy a fallar, porque son mis únicas posesiones y certezas. Y el sable con el que podemos dar juntos, la mejor estocada a esos tormentosos días del miedo y la confusión…”

Peter.
(De –“Isabella y el jardín de las moras”-)

IMG_8840

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s