Una enésima vindicación a la caballerosidad…

tumblr_static_c2wt42o8tcoccc8wcgsgskokc

 

No se cómo, pero todavía me sorprende ver cómo reacciona la mayoría de la gente frente a una actitud gentil. Y hoy voy a escribir sobre esto. Pero especifico mas, voy a hacerlo desde la óptica masculina, que es la que mejor conozco…

Cierto día, en una conversación con una vieja amiga en la que como tantas veces “intentábamos arreglar el mundo”, estaba dando rienda suelta a mi estupor frente a mis luchas cotidianas cuando con una sonrisa ésta me soltó “es que tu eres un gentleman, Peter!!” y me quedé  ¿? . ¿Que significaba exactamente esa palabra?.

En ese momento nos referíamos a la reinante confusión que habita en muchos de los hombres hoy en día. A la disparidad de actitudes que pululan por esta selva y a la manera que tenemos específicamente los hombres a adaptarnos a los cambios que en las ultimas décadas nos han afectado de manera inevitable. A los cambios de roles femeninos y a nuestra torpeza en asimilar los nuestros propios… Ciertamente, el escenario no era muy alentador…

Una cosa estaba clara, la “igualdad” fruto de nuestra evolución social, es irrenunciable, pero, ¿hasta que punto?. ¿Por que en vez de generar un escenario mas armónico, se estaban dando tantos enfrentamientos?. Observé que mis pacientes animales no suelen tener semejantes confusiones. Desde la igualdad, cada uno tiene sus roles y actúa en consecuencia. Y mis pacientes a diario me lo recuerdan. Ellos muestran en todo momento lo que sienten, para bien o para mal. Sin embargo, la complejidad humana es otra cosa… y conceptos como feminidad y masculinidad están quedando diluidos o sustituidos por otros nuevos. Entonces surgía con fuerza la pregunta ¿que les pasa a los hombres?. Yo por supuesto, no la pienso contestar, aunque…

Parece como si tratar a los demás con amabilidad, atención y gentileza, fuese una actitud como mínimo generadora de desconfianza si no de sospecha, o aun peor, de orgullo. Desconfianza, en si son comportamientos con sinceras intenciones nobles o fruto de algún desequilibrio emocional, y merecedoras de sospecha, por si hubiese algún interés oculto en semejante  actitud, sea de tipo afectivo, económico o hasta sexual. U otras veces, generadora de orgullo por pensar que nos merecemos mucho mas que eso… Quizá sea por esto que hoy día la caballerosidad esté en vías de extinción. No sé.

Como contrapeso, ¿a quién no le resulta agradable que se dirijan a ti con respeto y amabilidad?. Es como “llamar a la puerta antes de entrar” a eso que denominan “espacio vital personal”. Y eso, reconozcámoslo, es un gran contrapeso.

Pues no, a pesar de sus agradables ventajas, no parece estar muy de moda, a no ser que los motivos sean los del primer párrafo. Entonces el lenguaje es meridianamente claro y respondemos con seguridad. Ese es un terreno que conocemos bien, y nos movemos con soltura. Pero cuando al tiempo nos damos cuenta del error y nos enfrentamos a una amabilidad completamente gratuita, nos descoloca, confunde y a veces hasta nos cabrea… Triste pero es así.

Sin embargo, y justo en el lado opuesto, si te portas como un “verdadero cabrón” (con perdón), a priori, se te considera una persona digna pero con el carácter suficiente como para luchar por tus propios intereses, cuando en el fondo, eres una persona que no tiene la suficiente capacidad como para conseguir sus objetivos sin necesidad de hacerlo pisoteando a todo el que se cruce por su camino… El “genio” (de “genialidad”…) no se manifiesta así, chicos. Pero parece ser que tratando a los demás con desprecio parecemos más guapos, más listos o más fuertes. Pues no. Así solo se es lo que se muestra. Ni mas ni menos…

Y es que la honestidad, esa que entendemos como aquella que refleja en hechos lo que decimos con palabras, últimamente está muy desvalorizada. Al menos en mi opinión. Todos contamos con “nuestra tarjeta de presentación” pero, ¿cuantas se corresponden al 100% a la realidad?. A este respecto, debo ser una “antigualla”, me enseñaron a tratar a las personas de frente, con dignidad y respeto, y sobre todo a no fingir afectos por intereses, ¿es eso “gentleman”?.

Estando las cosas así, hoy rompo una lanza por aquello a lo que me niego a renunciar. Seamos todos unos “caballeros”, antes de que se nos olvide. No perdamos el norte… please.

Peter.

tumblr_mhk4zjYUbW1rl5td4o1_500

 

Anuncios

2 comentarios en “Una enésima vindicación a la caballerosidad…

  1. Hola Peter. Le he dado una “hojeada” a tu blog y me ha gustado mucho lo que he leído: una lectura fresca, genuina y honesta. Yo te daré mi punto de vista como mujer inteligente e independiente, pero quien a la vez gusta de la caballerosidad… Mi padre nos educó a mi y a mi hermana como mujeres fuertes, independientes, etc… sabes? la mujer moderna… si embargo él es todo un caballero, del tipo de los que ya casi no existen… y al fin de cuentas es como parte de su personalidad protectora… los seres humanos estamos llenos de contradicciones… yo por ejemplo creo que no somos iguales, ni hombres vs. mujeres, ni entre mujeres, ni entre hombres… cada individuo es único… pero bueno, generalizando, creo en la equidad… no me gusta que se “limite” o se diga “esto pertenece al género tal o cual… eso le toca determinarlo a cada persona… es decir… yo y sólo yo como Zuri, puedo decir determinar mis capacidades, no mi género… me explico??? bueno…es un tema complejo para tratarlo en un comentario, jejeje… en fin… a lo que voy: me fascina que un hombre sea un gentleman, que sea protector, que sea detallista, y eso a mi no me quita nada de inteligencia ni de independencia, es sólo una especie de “chiqueo”… sabes??? qué bueno que seas así, no debes reprimir tu caballerosidad, las mujeres que no lo acepten pues.. no lo aceptan y ya… me explico??? y bueno, otra cosa que quiero decirte: qué lindo descubrir el blog de un viajero!!! es fascinante… y por último una pregunta: qué tipo de “pacientes” tienes?? eres médico o veterinario o algo así?? Saludos.

  2. Completamente de acuerdo contigo, Zuri. Mas que géneros hay individuos. Lo que me “descoloca” es cruzarme con personas confusas o desubicadas con mas frecuencia de lo que quisiera. En especial, a lo que relaciones humanas se refiere. Respecto a mis pacientes, son los que a diario mas me enseñan. Soy veterinario… 🙂

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s