Todo es Kismet

Todo_es_kismet

Quiero poneros  un vídeo que desde siempre me ha tocado la fibra, lo reconozco, y que ha circulado frecuentemente por las redes sociales. Pero no es por su ternura o por el éxito de popularidad que haya podido tener por lo que me he decidido insertarlo aquí. En realidad lo pongo por el nombre del establecimiento donde se desarrolla la acción y que igualmente forma parte del título del cortometraje, KISMET DINER

En mi opinión, no pudo ser mejor elegido. Con solo dos palabras expresan todo un mensaje que va más allá de donde se desarrolla en la acción. Alcanzando todo, tanto el guión como su mensaje subliminal, un conjunto de lo más armónico. Para mí, se trata sin duda de un excelente trabajo. Sutil, dulce y directo. Y he aquí el motivo por el que me llamó poderosamente la atención:

A menudo cuando tengo que enfrentarme  a los frecuentes recodos que nos asaltan en el camino, recuerdo una frase que en otro tiempo pasado escuchaba prácticamente a diario. Una frase que en suma reflejaba toda una actitud frente a la vida y que a mí me sonaba entonces bastante ajena. Pero que acabó, quizá por el uso, integrándose en mi lenguaje.  Esta frase repetida hasta la saciedad en el mundo árabe es “Insha’hAlá”, lo que se traduce como un “que sea lo que Dios quiera” que dirían los herederos de Sancho Panza. Aunque a mí, y aún a pesar de la insistencia de ésta, personalmente siempre me gustó mucho más la versión que de ella usan los turcos. En turco, es mas común el uso de la expresión “Kulshi Kismet”, que aunque se puede traducir de una manera similar, tiene sus matices. Decir “todo es Kismet”, es hacer la afirmación de que todos los avatares de la vida se reducen a una mezcla entre los designios de Dios y del Destino,  no siendo este último necesariamente una prolongación del Creador. Kismet deriva de la palabra Emet, “verdad” en las lenguas semitas, por lo que aporta cierta idea de que es posible cambiar el destino fijado en una persona si se tiene la capacidad de modificar su propia verdad, o lo que es lo mismo, su propio “ser”.

Con semejante contenido, me fue fácil hacerle un hueco en mi colección de palabras favoritas, y por lo que se puede apreciar en el cortometraje, al autor del mismo también…

Más o menos como dice en un poema William Ernest Henley, en el que termina diciendo “I’m the master of my fate, I’m the captain of my soul…“, en realidad somos nosotros los que a veces, dando un simple paso, vamos haciendo nuestro camino. Y no debería haber nada ni nadie que pudiera impedírnoslo.

Bueno, pues finalmente espero que os guste. Y no lo olvidéis, “sed los capitanes de vuestra alma”, a fin de cuentas…

todo es Kismet

Peter.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s